Shirin Neshat

.

.
Shirin Neshat es una de las artistas contemporáneas iraníes con más proyección internacional. Sus obras se han expuesto en numerosos museos y galerías del mundo. Se dedica fundamentalmente a la fotografía, a las vídeo-instalaciones y al cine.
.

Nace en Irán (Qazvin) en 1957, en el seno de una familia de clase media alta, donde tanto sus hermanos como ella reciben una educación occidentalizada. Con 17 años es enviada a estudiar fuera, a EE.UU. Estudiará Arte en diferentes escuelas. Finalmente se diplomará en Arte en la Universidad de California, en Berkeley. Entre tanto, en Irán, se había producido la revolución islámica, lo que le impedirá regresar durante años a su patria. Tras completar sus estudios en California, se traslada a Nueva York, y ahí ejercerá de galerista, profesión que le permite contactar con todo tipo de tendencias artísticas. Por fin, en 1990, regresa a su país. De esa visita y de los frecuentes viajes que realizará en los tres años sucesivos, le quedará una profunda huella. Lo que halla en Irán no se parece en nada a la heterogénea sociedad persa que ella recordaba. La propia Shirirn Neshat nos lo describe así: “El Irán que encontré era por un lado aterrador y por otro muy excitante.” Irán estaba sumido en el momento más severo del régimen de los ayatolás y recuperándose, además, de la guerra con Irak y, al mismo tiempo, existía un dinamismo ideológico muy vivo que se alzaba contra la hegemonía de la sociedad capitalista occidental. De aquel primer impacto, surge su necesidad de expresarse de forma artística y plasmar la honda impresión que le causara la nueva situación de la mujer en esa rígida sociedad teocrática y patriarcal, fruto de la revolución islámica. La mujer iraní había retrocedido varias generaciones y se encontraba marginada en todos los aspectos de la vida pública.

Tras esos primeros viajes a su país, Shirin Neshat comenzó a hacer fotografías. En ellas reflejó a la mujer en su dimensión más corpórea y épica en el contexto de la sociedad islámica iraní. La preocupación por reinterpretar la posición de la mujer dentro del Islam contemporáneo y en su relación con el mundo masculino conservador y conformista de las sociedades patriarcales, será una constante en toda su obra posterior. Resultado de esos primeros trabajos, son las series fotográficas en blanco y negro “Desvelar” y “Mujeres de Alá”, donde la mujer es el tema central. En estas series, sus protagonistas – entre las que, con frecuencia, se retrata ella misma- aparecen cubiertas con el obligado chador negro, emergiendo de un espacio vacío. A veces, la figura entera, otras, sólo los fragmentos de sus cuerpos que les permiten mostrar a través del velo, como rostro, manos y pies. Son imágenes impactantes, de mujeres adscritas a los códigos islámicos más severos y que, sin embargo, no adoptan actitudes sumisas ni victimistas. Sus miradas son las de mujeres fuertes, dispuestas a resistir. Neshat no cuestiona el Islam en estas fotografías, sino que busca respuestas. Propone un debate a partir de la realidad de estas figuras femeninas silenciadas y soslayadas. Las enfrenta a la mirada occidental, sin aportar soluciones tajantes. En “Mujeres de Alá”, ellas aparecen provistas de armas, apropiándose de los códigos del héroe masculino, como un gesto de subversión social y político que testimonia, al mismo tiempo, la violencia que se ejerce sobre ellas. Como una alegoría a la palabra usurpada por el hombre, las porciones del cuerpo, que la mujer muestra a través del chador, están cubiertas con textos en caligrafía persa que reproducen poemas de amor y de deseo de literatos iraníes y referencias religiosas que aluden a la mujer en la fe islámica. La yuxtaposición de textos en caligrafía persa en las fotografías de Neshat es una de sus características más destacadas y un símbolo de resistencia, pues, aunque a la mujer se la haya privado de voz en muchas culturas islámicas, se obstina en expresarse a través de la palabra escrita.
Llegado a un punto, a Shirin Neshat se le queda corta la fotografía con sus imágenes estáticas. Desea expresarse de una forma más sutil y poética. Por ello, a partir de 1997 se interesa por el medio cinematográfico. Su primer vídeo será “Turbulent”, en el que usa dos proyecciones simultáneas para narrar una historia. Ese mismo formato, el de dos pantallas enfrentadas, lo aplicará también a sus siguientes trabajos: “Rapture” (1999) y Fervor (2000). Son vídeo instalaciones donde se examinan las relaciones de género en las sociedades islámicas y la carga de violencia que las envuelve. En esta trilogía, la autora usará el blanco y negro, al igual que en sus primeras series fotográficas, no sólo como un elemento estético, sino como un juego de contraposiciones entre un mundo femenino y otro masculino, a modo de un enfrentamiento cromático básico. “Rapture” ha sido calificada por el filósofo y crítico Arthur Danto como ejemplo de “una obra maestra” del arte contemporáneo. A sus primeros filmes le siguen trabajos en vídeo cada vez más sofisticados y profundos, de una extraordinaria belleza lírica, donde trata de recuperar su propia identidad y el de su cultura desde un espíritu nómada que convive con el mestizaje entre Oriente y Occidente. Ella posee la mirada de la exiliada, a través de la que intenta reconciliar ambas culturas o, al menos, buscar respuestas al conflicto de la identidad y la representación. Muestra la complejidad de Oriente de una forma conceptual para abrir una brecha en la comunicación con las sociedades occidentales. Shirin Neshat, muy interesada en la temática feminista, hace hincapié, a través de sus obras, en la capacidad de la mujer musulmana para hallar sus propios canales de resistencia y de expresión, a pesar de las serias restricciones que la sociedad patriarcal islámica le impone. Nos habla de un feminismo oriental distinto a los postulados del feminismo occidental, pero igualmente válido para subvertir el orden masculino represor.
 
Después de su primera trilogía de vídeo instalaciones en blanco y negro, sus proyecciones y narraciones fílmicas, siempre muy visuales, son rodadas en color y se vuelven más complejas y atemporales, desubicando poco a poco sus historias de localizaciones culturales concretas. Incluso recurrirá a métodos cinematográficos más convencionales para situar las escenas más cerca del espectador. Podemos destacar: “Passage” (2001), una bellísima alegoría de la muerte y de la resurrección, “The Last Word” (2003) se desarrolla en un ambiente kafkiano, donde una escritora es sometida a un interrogatorio y juicio por sus escritos. “Zarin” (2005) versa sobre el tabú sexual y la religión a través de la figura de una joven prostituta, personaje de una novela de Shahrnoush Parsipour, autora iraní que fue encarcelada por escribir ese libro y que ahora vive en el exilio. “Munis” y “Faezeh”, ambas instalaciones audiovisuales de 2008, están también basadas en la misma novela y forman parte, igual que Zarin, del último trabajo de Neshat, un largometraje que recoge la vida de cinco mujeres y que se titula como el libro de Parsipour: "Mujeres sin hombres".

Shirin Neshat es, en definitiva, una autora sumamente interesante, con una trayectoria artística de una increíble belleza y de una gran sensibilidad. Muchos de sus vídeos son pura poesía visual. A pesar de haber expuesto en España, sigue siendo, por desgracia, poco conocida entre nosotros. Y en los tiempos que corren, su obra se hace más necesaria que nunca

.

14 comentarios:

josealfonsomartínez dijo...

Tú lo has dicho: Su obra se hace más necesaria que nunca. Occidente no es ajeno a la situación que se vive allende el raciocinio gracias, en buena medida, a actitudes adoptadas por estas otras libertarias, contestatarias ante la represión generalizada existente en sus lugares de origen.
Poco a poco harán mella en las conciencias de las altas esferas de paises supuestamente civilizados (?). Digo poco a poco debido a que todo, más concretamente [especialmente] el devenir de las personas de a pie en estados retrógados, está condicionado por la permisividad proveniente de lugares contrarios (?) en tanto en cuanto existen intereses socio-económicos que insisten, en forma enmascarada, en que no se produzcan cambios bruscos que puedan resultar perjudiciales para los intereses de un primer mundo (?) tan egoista como hipócrita en perfecta alineación con los supuestos tiranos que oprimen.
Basta hacer constar que pocas son las dictaduras que caen. Si se mantienen en el poderno es sino porque se adaptan a la perfección a los intereses de gobiernos principales, independientemente del signo que los identifique.

Un beso.

Justo dijo...

Interesante y necesaria. No la conocía, pero no me extraña, es tan poquísima la información que tenemos sobre los artistas de esos países...

Yo después de mucho reflexionar y debatir durante años -suena muy pretencioso, jeje- tengo claro que pongo por delante la dignidad de la mujer a cualquier otro tipo de valor supuestamente cultural. Quiero decir que no me valen excusas de que "la mujer va así porque quiere", "prejuzgamos desde un punto de vista occidental a otros países",...
No.
Una sociedad que va al dictado de imposiciones religiosas es insana. Y nosotros deberíamos saberlo bien.

Un abrazo, Madame.

Mery dijo...

Yo no conocía a esta mujer de nada. AHora, gracias a tí, la apunto entre mis próximas visitas de interés.
¿Sabes? Te pones un velo tal que así y pareces una iraní, te lo digo yo. Y encima escritora y pintora.
Porque no quieres, que si no...
Un beso

antonio medinilla dijo...

Maravilloso post y merecido sobre Shirin Neshat. Esa piel escrita, obviando que no es lo mismo desinteresándome, me obsesiona, X.

De paso, agradecerte toda la inmensa compañía que me has dado por el Sur, querida amiga.

Un abrazo, estimada.

Abogada Soltera dijo...

Gracias por el descubrimiento...
Sinceramente en épocas como las que acaecen se hace necesario leer, vivir o emular que hay personas que llevan su pensamiento a una forma de vida. Me frustra la contemplación, la pasividad, la complaciencia...
Creo que el mundo lo construyen personas como la que describes...
Gracias por hacerme creer...

Menalcas dijo...

porque eres tan buena Madame X? y al mismo tiempo maldita, me gusta, me gustas, me haces sentir acompañado, creo que ya no me voy a suicidar, es broma. un abrazo

pe-jota dijo...

Gracias por abrirnos esta ventana a un mundo del que carecemos casi de información.

Hemos de acostumbrarnos a mirar con los ojos de otros, de otras formas de vida y otras culturas y expandir nuestras mentes, en vez de valorarlo todo bajo nuestros raseros.

Max dijo...

Maravillosa obra sin duda.Tu casa es sinónimo de cultura, belleza, y elegancia.

Un gran placer, "as always" querida Madame.

Besos

atikus dijo...

Muy interesante la obra de esta fotógrafa, que ademas del arte en si nos trae una cultura de la que al menos yo soy bastante inculto, siempre es bueno aprender y comprender formas de vida alejadas a las de uno.

Estuve a punto de ir hace unos años, pero fui a Senegal, quizás en otra ocasión.


Besitos

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Hola, como tu blog estaba debajo del mío (en el de Justo) me he atrevido a pasar por aquí. Me ha parecido muy interesante tu entrada, aunque tengo que decir que siempre que me dejo atrapar por algún exotismo como el de esta iraní, termino defraudado: tal es el caso de Persépolis, una auténtica mediocridad. Nos dejamos llevar por la novedad (una mujer islámica que dice cosas) anteponiéndolo a la calidad (te apunto que una de mis películas preferidas es iraní, Dónde está la casa de mi amigo, de Abbas Kiarostami).
En todo caso, un paseo divertido tu blog.
Un saludo, José Angel.

Hernando dijo...

Esta artista, es sin duda, una rebelde (como tú madame) que a pesar de la suerte de haber nacido con privilegios de clase y con una formación occidental, pone su arte con su publicidad en dar a conocer el sufrimiento de las mujeres en un pueblo sometido al cruel poder de los teocráticos. Una artista valiente en un medio como el artístico donde triunfa sobre todo el pelota profesional y vacío.
Quizás por eso es poco conocida en nuestro país.

Anónimo dijo...

Fantástica visión de emociones. Mensajes claros en imágenes.
Me apunto a Shirin Neshat.
Artista valiente y muy interesante.
Ak.

Esclavo de YOUR OBSSESION dijo...

Que placer el haber podido leer este post, que el mundo occidental pueda tener una idea más acabada de una cultura que posee costumbres diferentes, y no quedarse solamente con una lente marketinera. Pueblo que por siglos ha vivido con sus propios códigos, como muchos otros, donde la mujer es pilar, y como tú dices lejos están de poseer una actitud sumisa y menos victimistas,
El nivel de este blog amerita que uno de deje pasar, uno se enriquece con tu buen gusto.

Saludos
Hernan

Marynés Romero dijo...

buenas Noches , soy estudiante de Pre-grado de la Carrera de Historia del Arte . En estos momentos estoy haciendo una investigación acerca de la serie fotográfica Mujeres de Allá de Shirin Neshat , parte de mi investigación es descifrar la caligrafía de cuatro fotografías de ella se que son poemas de Forough Farrokhzad. pero quiero saber que dicen por favor alguno que me pueda sugerir una pagina o ayudarme en este trabajo se lo agradezco gracias .