El hombre cree ser el amante de una mujer, cuando en realidad sólo es su testigo. (Arturo Pérez-Reverte)

.

24 comentarios:

AkuarAkrata dijo...

El hombre es para la mujer lo que la mujer quiera que sea para ella.

El condón de Aquiles dijo...

Y si usa condón es un testigo protegido

pe-jota dijo...

Es un tipo de relación en la que no soy demasiado experto, más bien un simple observador.

Erotismo dijo...

que bien volver y ver que sigues tan viva como nunca!!!

Gracias y más gracias... a ver si mantenemos el contacto. Prometo pasar a visitarte más.

Besotes

Mery dijo...

Estoy de acuerdo con las palabras de Akuar, aunque sé que a veces la mujer lo hace casi inconscientemente.
Me gusta la foto.
Un beso, Madame

enrique dijo...

Yo prefiero Notario; siempre me ha gustado ese trabajo y al menos pones firma y sello...
Nihil prius fide!!

Anónimo dijo...

La casualidad y el viento me hizo levantar la cabeza. Tiempo de viento, remolinos de recuerdos. Si además de creer ser el amante de una mujer, tus sentidos te lo confirman, incluso puedes vencer al huracán
Wolf

Sergio dijo...

Yo no hablaría de ser un testigo, sino un cómplice. Entiéndase que la frase se refiere a dos personas que se aman, y no a una situación de clandestinidad (aunque en el segundo caso, también se cumple esa premisa)

Marduk dijo...

Sabe ser polémico..., una frase típica de alguno de sus personajes (a vuelta de todo, como pretende hacer creer él mismo).

y sin embargo..., conocer tu papel, ..., esa sí es una gran incógnita.

Capri c'est fini dijo...

Pues, llámame amargado, pero estoy de acuerdo con Pérez-Reverte: testigo y mucha veces mudos.

Besos

Marqués de Zas dijo...

Estoy de acuerdo. En realidad es una reflexión simple: los hombres se convierten en amantes, porque presencian un acontecimiento que sucede, sólo, porque la mujer lo decide. Y los que presencian un acontecimiento, son testigos, aunque no quieran.

Mery dijo...

Estas vaga-vagueta ¿eh?

;-) ;-)

Daniel dijo...

La paz no es un perfume. Y el perfume sabe a mador impregnando el rastro de las sombras.

Abogada Soltera dijo...

Pese a los elocuentes comentarios de aquí los presentes (varones?) y de que, per se, la frase es brutal, no termino de comulgar con ella (y mira que me gustaría). Casi que a ellos los veo como actores mediatos y a nosotras como peritos... Pero la semana ha sido dura así que dejemos los tecnicismos a un lado y, como siempre, a sus pies, Madame.
MIL BESOS!!!!

Shang Yue dijo...

elemento (in)dispensable en algunas de sus fantasías

Anónimo dijo...

Hola Madame X, (justamente estoy leyendo el libro Mi madre de Bataille), quería pasarte un link con fotos de una pícara Simone, con su plato de leche fresca y sus deliciosos huevos crudos... http://www.flickr.com/photos/shinystuff/sets/72157626503294843/with/5678626017/

Anónimo dijo...

Por qué no escribes mas? Se nota su ausencia.

Sergio dijo...

Las citas que recopilas son demoledoras. La he vuelto a leer y probablemente la incorpore como guinda a una de mis entradas.

srta. cora dijo...

Hola Madame!!

Después de un tiempo perdida entre muchos asuntos mundanos vuelvo a la red. Espero que tu ausencia sea solo temporal.

Besos

Jorge Ampuero dijo...

Mmmm...si, suele pasar a veces.

Besos... :)

Sergio dijo...

Una frase con mucha enjundia que no me atreveré a rebatir al maestro Reverte.

Beau Brummel dijo...

Tras leer el aforismo, casi no puedo testicular palabra…

(me) Descubro (ante) su blog, Lady MX.

Besos.

David del Bass dijo...

Hola! qué tal? Acabo de descubrir tu blog, le he estado echando un vistazo y me ha gustado mucho, volveré a visitarlo más a menudo, te mando un abrazote!

AmanteDelAmor dijo...

Gracias. En momentos difíciles acudo a tu blog para llenarme de cosas enriquecedoras. Así que sólo puedo decir gracias.