Lodo


Hay días en los que la tristeza te aplasta. Y entonces te pones a escuchar un bolero. No me gustan especialmente los boleros. A lo sumo, un par de ellos ó tres. Dosificados: 1 x día, multiplicado por la letanía de las horas. Sonando una y otra vez.

Desearía deambular por la lejana ciudad como si fuera un martes o un jueves. Exhalando vaho. Cortando el frío con la cara. Envuelta en un abrigo largo y una bufanda de angora. Mis guantes de cuero. Los zapatos negros repicando sobre el asfalto. Esos de tacón fino. Los de la pequeña hebilla en la puntera afilada. No demasiado altos. Callejear y, tal vez, entrar en una librería. Hojear algunos ejemplares a sabiendas de que hoy no compraré ninguno. Detenerme unos instantes en ese escaparate que tanto me gusta. Lo deseo todo. Como una niña caprichosa que se deja seducir por los colores. Rotuladores, estilográficas, lápices… acuarelas. Papeles de textura rugosa en una irresistible gama cromática.

Transitar por las aceras sudando los zapatos para él.

Su cuerpo imaginado junto a la chimenea. Aguardándome arrodillado. Su mirada más caliente que la lumbre. No existe un solo beso con sabor a boca. Aún así, puedo vislumbrar cada tormento… maquinar la agonía de la continencia.

Regreso y le hundo en la miseria del placer inventado. Su respiración ahogada en mi zapato derecho. La perfidia corriendo por mis venas y el maldito bolero arrastrando lodo a ritmo de ausencias.
  • Fotografía: Karl Blossfeldt

20 comentarios:

Nanuk dijo...

te seguiría por las calles frías y solitarias, con los escaparates herméticos e inalcanzables, rozaría los libros que has tocado y no vas a comprar, buscaría en sus títulos, es sus escritores un poco más de ti..., me chocaría contigo sin quererlo en medio de la calle para invitarte a un café, donde te quitaría ese bolero de la cabeza...
besos Madame X

Juanjo dijo...

No sabía que el bolero se llamaba Lodo. Lo mismo en uno de esos paseos taciturnos encuentras una distracción mejor que ojear libros y olvidas, de una estacada, todo un pasado. Ándate con ojo. Un besazo.

Fernando S. dijo...

naufragar en la sabara del día, recorrer todos los rincones donde nos ofrecen los placeres de las cosas pequeñas...hacer del tiempo el aliado de la espera y llegar en el confundido sabor de la apariencia..sudor, ansia, deleite de que nos vean y el/ella nos desee desde siempre, parado el mundo....y no ser más que otra parte del recelo de la ausencia...sí te entiendo...besos madame.

cure of love dijo...

Lo dudo, lo dudo... que no le gusten los boleros, con la de amor y sufrimiento que ellos gastan.

un saludo

variopaint dijo...

Hola X... Aquí te dejo mi regalo de Reyes.

Un beso

Quisiera deambular
por la lejana ciudad
cortar un instante el frío
un martes, quizá un jueves,
envuelta en un abrigo largo
una bufanda de angora
negra, zapatos de tacón fino
repicando sobre el asfalto,
y escuchar un bolero;
letanía de cien horas,
sonando una, otra vez
y esa tristeza que aplasta;
la hebilla pequeña, fina
en la puntera afilada;
callejear, descubrir por fin
la antigua, silente librería,
contemplar viejos ejemplares
no adquiriendo ninguno,
mirar ese escaparate
igual que una niña tonta;
rotuladores, acuarelas,
papeles de irresistible gama
cromática, de textura
rugosa, inacabada;
transitar las aceras,
llegar al hotel, a casa
imaginar un cuerpo
muy cerca de la cama,
arrodillado, sumiso
de mirada caliente
más que la lumbre
de la propia chimenea;
un solo beso ardiente
que sepa a boca, ahora;
vislumbrar cada tormento,
regresar y hundirme
en el placer inventado,
la perfidia insomne,
maquinar la continencia,
la agonía entre mis venas
y el maldito bolero
arrastrándolo todo,
con su ritmo de ausencias.

Milagros Sánchez dijo...

Un bolero intransitable,
rotos los silencios,
desarmado el ánimo
y de rodillas
el hombre de fuego en los ojos...

Y tú resbalando en el lodo,
rompiéndote la hebilla del zapato,
columpiándote en la ausencia
y en una perfidia contínua
de jaculatorias y pronombres.

Milagros Sánchez
(espero que te guste)

Veneris dijo...

Y cuando le da a uno por escuchar ABBA... yo llevo toda la mañana... ¿veredicto?

The winner takes it all...

Un autre bisou noir pour toi, madame

Madame X dijo...

Nanuk... un buen café y una charla en buena compañía siempre son reconfortantes. Gracias por tu gentil ofrecimiento. (Sólo pienso en lo difícil que sería aceptar una invitación en plena calle de un total desconocido...)

Pues sí, ese bolero, Juanjo, en realidad se llama "Lodo", aunque el título más popular es el otro, el de "si tú me dices ven... ". Me andaré con ojo, tal como me aconsejas. Un abrazo.

Fernando, sé que sabes de lo que hablo, lo he visto reflejado más de una vez en las palabras de tu rincón. Ese es uno de los motivos por los que, de tanto en tanto, me pierdo por ahí.

Oh, cure of love, los boleros hay que dosificarlos. Pueden llegar a ser empalagosos, pero hay un momento para todo. También para dejarse arrastrar por esos sones. Celebro tu regreso.

Variopint, querido... y yo que pensé que los Reyes se habían olvidado de mí. Gracias por obsequiarme con tu talento.

Milagros, me tienes sorprendida. No sabía que también tú tuvieras el don de la poesía. Un regalo precioso, gracias. (Variopint, te ha salido una competidora)

Veneris, mon cher, ¿ABBA?... ¡mon dieu!, lo tuyo sí que es grave. Vas a tener que hacer una intensa cura de desintoxicación, pero estaremos aquí para arrimar el hombro ;-) El "bisou noir" recepcionado.

... X

variopaint dijo...

Le regalaremos esta versión "beta" a Milagros...¿Te parece bien X?

Besos
M.


Bolero intransitable,
de perdidos silencios,
de rodillas el ánimo
desarmado el recuerdo;
detenido tu pulso
en el hombre de fuego
y tus ojos hermosos
resbalando yo quiero;
del zapato la hebilla
resbalando la ausencia
columpiada en el lodo
de perfidias sin tregua,
pronombres sostenidos,
jaculatorias muertas.

Milagros Sánchez dijo...

Y a Variopint... mi versión "alfa" para variar lo variable y algo más... Con tu permiso.

Intransitable paso
de bolero al viento,
silenciados los ánimos
arrodillado el recuerdo;
en el fuego de tu pulso
un hombre hermoso,
y un te quiero
resbala por tus ojos;
la hebilla del zapato
se enlaza con la ausencia
que bajo el lodo, sin tregua,
sostiene los pronombres,
de esa perfidia eterna,
muerta jaculatoria.

Milagros Sánchez

variopaint dijo...

Milagros... me encantan las justas poéticas, tal como se hacían hace años, He aquí lo que encuentro...Pero no abusemos de la paciencia de X...te enlazo a mi blog y así seguimos (con tu permiso y si te parece)

Saludos

Intransitable camino,
del bolero en el viento,
un silencio, el destino
que musita el recuerdo;
en el fuego tu pulso
en la sombra un “te quiero”
y a lo lejos, hermoso,
se despierta un lucero;
la hebilla del zapato
que musita un destello
se enlaza con la ausencia
bajo el lodo, severo
que contiene la muestra
de ese pronombre muerto,
de su eterna perfidia,
ausencia de su empeño;
muerta jaculatoria
de boleros deshechos.

Madame X dijo...

(Jajaja... que divertido)

Diego dijo...

Nada nos hace libres de las cadenas del deseo. Besos.


Diego.

Milagros Sánchez dijo...

Regreso a este campo de "batalla" con mis huestes bien versadas y dispuesta a proseguir este duelo entre el caballero "variopaint" y esta rebelde guerrera, que jamás aceptará la huída a otro tablero de ajedrez, que no sea este, donde tan gentilmente nuestra anfitriona además manifiesta su agrado y diversión.
Si "variopaint" vuelve a insistir en cambiar de territorio o linkear mi blog al suyo sin mi permiso, dejará sus nalgas al aire para que sea bien zurrado y puesto en vergüenza por rufián y cobarde, lo cual equivaldrá a perder este envite.

5º MOVIMIENTO PARA UN BOLERO

Pasos entre senderos y caminos,
entre boleros y te quieros,
entre tu boca y mi cielo,
aires lejanos de un destino al viento,
de una caracola que gime
de un vencejo que muere;
musitan tus labios azules
una canción dormida
y el viento enarbola
penachos de tristeza,
de destinos que se agitan
tras los recuerdos;
en el pulso de tu fuego
gimo y sucumbo
mientras un "te quiero"
acompasa las sombras
que recorren tu cuerpo
tan hermoso y lascivo;
un lucero a contraluz
despierta el sueño
del zapato de hebilla
que entre ausencias
jadea bajo el lodo,
continente perpétuo
de pronombres decadentes,
a la busqueda eterna
de tu perfidia ingrata,
golpeando en mi mente
la ausencia contenida
del bolero en lágrimas
enterrado en mi recuerdo.


Milagros Sánchez
(y para tí, Madame, mis besos)

variopaint dijo...

Bien...acepto el envite y prometo no "linkear" más a Milagros, todo sea por la causa....

Entre sendero y camino
suena un bolero, un “te quiero”
y así suena mi destino
entre tu boca y mi cielo;
aires lejanos que gimen,
la caracola, el lamento
y un vencejo que se muere
torciendo su vuelo al viento;
una canción dolorida,
una palabra que siento
musitada, azules labios
de la orilla y la tristeza
arrinconada, el recuerdo
de destinos que se agitan
en el pulso de tu fuego;
gimo y sucumbo, vencido,
aún despertando del sueño;
un lucero a contraluz
tan hermoso y tan lascivo
que reconforta por dentro,
acompasando las sombras
que me recorren el cuerpo;
un zapato con hebilla,
una falda en movimiento
y un lodazal encendido
por la ausencia de tu aliento.

Me alegro que te diviertan estos juegos X. Beso grande.

M.

j dijo...

Es curioso que los boleros nos vengan de hispanoamérica.
Yo llevaba años sin escuchar un bolero en directo cuando al pasar por una calle de La Habana oí en el restaurante de un hotel a un sencillo cuarteto de cuatro hombres mayores cantando un bolero, y me estremecí. Recuerdo que tuve la suerte de acercarme a su pequeño escenario por detrás como uniéndome a ellos, y en especial al más mayor, el que tocaba el contrabajo.
No sé si estarás de acuerdo conmigo, pero entonces pensé que el bolero no puede enlatarse, y que es por ello por lo que casi lo hemos perdido.

Milagros Sánchez dijo...

Bien, aquí regreso presta al envite y agradeciendo a nuestra anfitriona la ocasión de derrotarte.


Camino por tu sendero,
en mis labios un bolero
endulza mi corazón
de destinos traicioneros
en noches de luna oscura
entre sábanas de terciopelo,
entre tu cielo y mi boca;
lejanías que no tocan
ni gimen de compasión
la tristeza caracola,
el vencejo trasnochador,
el lamento que no cesa
con el viento se murió;
terquedaz tan dolorida
de una bonita canción,
musitando esas palabras
que de tus labios azules
derramaban tu tristeza
recordando los rincones
que se agitan en tu fuego;
como el pulso del destino
sucumbiendo entre gemidos,
despertaste de aquel sueño
a contraluz del lucero
que se vierte en tus entrañas
y te acaricia por dentro,
agradable compañía
de unas sombras tras el tiempo
que tu cuerpo derrotado;
delira tras esa hebilla
que el zapato en movimiento
hundió en un lodo lascivo
y la ausencia lo ha matado.


Milagros Sánchez
(Madame, va por ti, espero que te diviertas).
Besos poéticos.

variopaint dijo...

Bien...seguiremos el juego mientras Madame X no se enfade...espero, incluso, que siga riéndose de la ocurrencia.



Caminando tu sendero,
te llevaste mi razón,
endulza mi corazón
en tus labios un bolero;
en noches de luna oscura
el destino traicionero
me quitó lo que ya espero
y aunque la pena me dura
no gimo de compasión
la tristeza es lo que toca,
del amor y su pasión;
terquedad tan dolorida
de una bonita canción,
entre tu cielo y mi boca.

Lejanía tan barroca,
trasnochador el vencejo,
que se pierde en su reflejo
hasta volverte tan loca;
el lamento que no cesa
con el viento se murió,
el bolero se acabó,
caracola que no besa
musitando su palabra
desde tus labios de tules,
tan ligeros, casi azules;
un encanto, quien los abra
derrotando los rincones
que se agitan en tu fuego;
cómo el pulso del destino
derrite los corazones.

Para consolarlos luego;,
sucumbiendo entre gemidos,
entre ligeros vahídos
tu viste luces extrañas,
despertaste de aquel sueño
a contraluz del empeño
que se enciende en tus entrañas;
desgraciada compañía
que te acaricia por dentro,
una sombra, tras el tiempo
que se mira, día tras día,
en tu cuerpo derrotado;
una sombra que yo vivo
delira tras esa hebilla,
plateada maravilla
que el zapato en movimiento
hundió en un lodo lascivo
pues tu ausencia lo ha matado.

Besos

Madame X dijo...

Damas y caballeros, doy por finalizada la contienda poética. Ha sido todo un placer seguir el duelo verso a verso entre dos refinados poetas que han demostrado ardor y maestría.

Gracias por regalarme sonrisas y versos cuando andaba perdida en el lodo. Milagros y Variopint sois ambos igual de adorables (y testarudos).

... X

variopaint dijo...

Gracias X. por tu paciencia...estaba a punto de desfallecer.
Besos poéticos para finalizar.
M.