Alfred Cheney Johnston - Cigarette (1933)

.



Con esta imagen inauguro un nuevo rincón dedicado a la iconografía de un acto cada vez más perseguido y denostado: fumar. Pretende ser un testimonio visual con cierta impronta de nostalgia.

El otro día leía que, en algunos estados de EE.UU., las empresas podían exigir a sus empleados pruebas de orina para determinar si eran fumadores, aunque ejercieran como tales sólo en la privacidad de sus domicilios, y despedirles por esa causa. No me extrañaría que esos vientos de intolerancia acabaran por soplar en la vieja Europa. Tiempo al tiempo. Puede que pronto Bogart (y su cigarrillo) sólo sea el icono de la inmoralidad.

[Y, mientras, los malos humos de la contaminación asfixian nuestras ciudades y nadie cuelga etiquetas con sus índices de enfermedad y muerte.]

20 comentarios:

raúl dijo...

hoy precisamente nos ha llegado una circular a los trabajadores de la universidad. no se va a poder fumar en el campus! yo ya llevo un mes y medio sin, pero me parece una medida ridícula impedir fumar a la gente en un espacio completamente abierto.

enrique dijo...

Fumar puede ser -en las féminas- un acto cargado de bello erotismo.
Así que fumen ustedes con moderación y sensualidad.

koolauleproso dijo...

Yo no fumo. Prácticamente no he fumado en mi vida (menos un brevísimo periodo en mi adolescencia, esa época en que la curiosidad insaciable te empuja a probarlo todo). Sin embargo, detesto las prohibiciones. Estoy, a pesar de mis años y de la falta de costumbre, por ponerme a fumar como reinvindicación de la libérrima opción de suicidarse por medio de la inhalación masiva de tabaco, si a cada cual le place.
Y sobre lo que dice Raul, de la prohibición de fumar en un campus universitario al aire libre, me parece una preocupantísima imitación del peor puritanismo anglosajón (creo que en Nueva York también se ha prohibido fumar en Central Park, tengo entendido)
¡No se a dónde se va a ir el fumador insumiso (y bastante descerebrado también) de Marbella!

Caricias dijo...

Pues va a ser que, de momento, no me voy a E.E.U.U., me quedo por aquí, echando un cigarrito
Un besote y mis caricias

pe-jota dijo...

No soporto las prohibiciones, no soporto los estados paternalistas, no soporto las imposiciones y aún menos los decretazos. Además el resultado es siempre el contrario al que se buscaba, acordémonos de la Ley Seca. Y Leire Pajín siempre me ha caído fatal, su actitud y forma de hablar es insufrible, destila una prepotencia a prueba de bombas.

pe-jota dixit

Otra vez a viajar al olvido dijo...

Lo que me sorprendió cuando estuve por España fue la gran afición al cigarro, les va a ser dificil no fumar con el cafecito en el bar, nostros aqui de este lado del charco ya lo sufrimos hace años...

Marqués de Zas dijo...

Como los que escriben aquí arriba, la Ley Antitabaco me parece un abuso, además de un vasallaje al Imperio Yanki y un atropello a los derechos de los ciudadanos. Todos los adultos tenemos derecho a utilizar nuestra salud como nos dé la real gana. No perjudicar a los demás, es una cuestión de educación y de respeto. Yo no fumo, pero me encanta masturbarme y conozco perfectamente en qué sitios no debo hacerlo.

Refresco de Luciérnagas dijo...

Permíteme fumarme un video en el espacio de tus comentarios
http://vimeo.com/6056719

Anónimo dijo...

http://vimeo.com/14721470

avillarin7 dijo...

Es un tema complicado. Tengo 25 años y empecé a fumar a los 13. Hace dos años tuve unos problemas en el pulmón que me llevaron al hospital. Pese a reducir la dosis, no consigo dejar de fumar. No me parece mal que se prohiba fumar por ejemplo en el interior de un bar, mas soy consciente de que es algo que debería decidir el empresario. Fui camarera y entre los que fumaba yo y los que se fumaban el resto llegaba a casa con la garganta fatal. Lo verdaderamente triste ya no es la prohibición, que de por si es una palabra controvertida, lo verdaderamente triste son las mentiras que nos venden para sostenerla.

Dantonmaltes dijo...

Hoy vi en el avión una comedia americana de la cosecha del año cuyo nombre ya he olvidado. En un momento dado los dos protagonistas se enrollan y él le dice a ella que por qué no transgreden con marihuana. Yo esperaba que se fumasen un porro pero de repente me los encuentro en la cocina haciendo una tarta de chocolate. Pensé que el peta se lo había fumado fuera de las cámaras. En la escena siguiente descubro que habían echado el "chocolate" al pastel. Va a resultar que drogarse es menos grave que fumar...

Mery dijo...

Me quedo a-no-na-da-da con lo de EE UU...el colmo, que te hagan análisis de orina para ver si has sido fumador.
Esto es de locos. De aquí a la ciencia ficción de Huxley y "Un mundo felíz" nos quedaría un paso.
Como ya dicen mis predecesores comentaristas, estas dictaduras de poder son insoportables.

Y eso que yo estoy encantada de que no se fume en los bares.

srta. cora dijo...

Creo que el hecho de que se delimite el ámbito donde poder fumar está totalmente relacionado con motivos económicos. Probablemente no les salgan rentables los impuestos que obtienen de la venta de tabaco en relación a lo que el gobierno tiene que invertir en Sanidad.

Es como la noticia que ha saltado sobre el control de la velocidad para gastar menos combustible y ser así más ecológicos (¿y lo de dejar abiertas las centrales nucleares sí es ecológico!). Yo estoy convencida de que detrás de esta nueva restricción SOLO hay móviles económicos.

Beso

Anónimo dijo...

Nunca he fumado. Jamás. Y, sin embargo, no comparto esta persecución a quienes fuman. Lo primero, lo que debe estar por encima de cualquier otra consideración, ha de ser la libertad de una persona adulta en pleno uso de sus facultades mentales de hacer lo que le venga en gana siempre que no invada los derechos ajenos.
No me gusta un sistema que se entromete en el ámbito de la privacidad de los ciudadanos, no me gusta la mentalidad de rebaño, no me gusta el colectivismo. Seguramente existen soluciones más equilibradas para armonizar los derechos de todos que la última ley acerca del tabaco. Pero esto es lo que hay.
Por cierto Madame, siempre es un placer saludarte.

enkil dijo...

Mira mi última entrada, encontrarás otro homenaje a la mujer fumadora (mucho más transgresor como acostumbra en mi) ;-)
Te lo dedico también. Besos

Anónimo dijo...

Ahí va un enlace a propósito del tabaco como "smoking fetish".

Palabra de no fumador

http://www.youtube.com/watch?v=e4R5ziOlWE4&feature=fvsr


Saludos, Madame X

Fernando dijo...

me llevaré la foto...un beso.

Justo dijo...

Mierda de ley, y de puritanos, meapilas e inquisidores.

Yo apoyo la resistencia activa, y lo de menos es que no sea fumador.

AkuarAkrata dijo...

Yo no fumo hace muchos años ya, así que lamento lo de la imposición legal para los que fumais.
Sin embargo me encantan los cigarrillos encendidos para ciertos juegos mmmm cuando te estremecen en su proximidad a la piel y las marcas que dejan después de tocarla ... :)

lagioconda dijo...

Qué gran verdad, nadie quiere proclamar que la muerte viene por otros sitios con más vigor, desde esa seta que cubre la ciudad estropeando sus hermosas siluetas...y el veneno a veces necesario y a veces no de los productos que nos obligan a consumir con promesas falaces...