Antes de que te lo enseñen por ahí (Miriam Reyes)

.
.

video

.
Antes de que te lo enseñen por ahí
te lo voy a explicar yo
-me dijo-
mientras abría mi cama.
Ya no recuerdo cuantos años tenía entonces,
si era joven o vieja.
Sólo recuerdo el asco
arrastrándose dedo tras dedo
por las manos de todos los hombres
-por mis propias manos-
Por favor, pasen sin tocar, pasen pasen.

Hasta que un día encerré el dolor en un frasco
le puse al asco tu cara
y cerré la tapa.
Cuando abrí los ojos habías desaparecido
y por fin pude besar
los ansiolíticos dedos de mi amante.

(Bella Durmiente. Hiperión ediciones, 2004.)

Miriam Reyes

11 comentarios:

Mery dijo...

"Si era jóven o vieja"...
Esa frase es harto elocuente.

Y el vídeo, inquietante.
Un beso, morena

emmagunst dijo...

Volveré, no lo dudes! a simple vista nomás quedé impactada. Saludos!

I.Nikolayevich dijo...

buen gusto.
un saludo

emmagunst dijo...

todas, en algú momento, en alguna triste circunstancia, sentimos el "asco" del que habla Miriam. Todos sus poemas son a partir de ese rechazo gigante que tuvo-tiene, no lo sé. Pero la impronta es muy fuerte. A mí me gustan muchísimo sus escritos, como los de Sharon Olds.
Voy a seguir leyendo hacia atrás, ya estoy encantada con tu espacio.

Abogada Soltera dijo...

Pffff, me he quedado traumada al tiempo que hipnitazada! Pfff, tremendo!

bondage_almeria dijo...

Hola Milady, me gustaría charlar contigo, hace tiempo que nos conocimos por estos lares.
Un abrazo

Madame X dijo...

Mery… una frase que alude a la memoria rota, supongo.

Emma… Veo que conoces bien la obra de Miriam Reyes. Estoy encantada de tenerte por aquí. Bienvenida.

Nicolayevich… Gracias y seas también bienvenido.

Abogada… Unos versos intensos, ¿verdad?

Bondage… mi blog no es una página de contactos.

Justo dijo...

No la conocía.. me ha desasosegado.. pero a mí me gusta que lo hagan, estéticamente.

Madame X dijo...

A mí, estéticamente también, Justo. :-)

pe-jota dijo...

Desde luego te deja bastante hecho polvo.

AkuarAkrata dijo...

La verdad es que te tiene enganchado el discurrir de las emociones que transmite.