Dry Martini, mi cóctel favorito

.

Fotografía de Narcis Virgiliu 
El Dry Martini es uno de los cócteles más célebres por sus míticos adeptos. Curiosamente, la mayoría, hombres, aunque hay alguna excepción, como Ava Gardner. Sinatra, Churchil, Bogart, famosísimo el Dry Martini de Luis Buñuel -cuya receta se puede hallar por doquier y que luego comentaré-, Hemingway y el british-macho-man por excelencia, Bond, James Bond. Aunque éste se atrevía a pervertir la receta clásica y, en vez de con ginebra, lo pedía con vodka y encima agitado y no mezclado. Licencia de quien es capaz de tirarse en paracaídas sin arrugar el smoking.

Mi pasión por el Dry Martini se remonta a mis ventipocos años, cuando un maduro (que podía ser mi padre) y sofisticado caballero me ofreció, con la más embaucadora de las sonrisas, y tras un minucioso ritual de elaboración, una glamorosa copa cónica con un líquido cristalino, en cuyo interior reposaba una aceituna atravesada por un palillo, conjunción que, hasta entonces, sólo había visto en el cine. El primer trago fue como un cóctel molotov en mi paladar, pero, al tercero, mi boca se arqueaba voluptuosa y para cuando apuré la última gota ya era demasiado tarde. Me había enamorado del combinado y del cabrón que me lo había servido. Oh, sí, el Dry Martini es un bebedizo altamente peligroso. Nunca más he sabido desprenderme de él. De mi iniciador, tampoco; 20 años de matrimonio y, ahora, extraños amigos. En efecto, os lo estoy advirtiendo, peligrosísimo.

Con el tiempo y tras degustar Dry Martinis en diversos lugares, he adoptado una receta como favorita, que os voy a detallar a continuación. La recomiendo sólo para quienes tengan ganas de experimentar con el peligro o bien deseen seducir a algún cándido paladar.

3 partes de Ginebra
1 parte de vermut seco
1 tira de piel de limón
3-4 gotas de Amargo de angostura
1 aceituna verde (manzanilla, la mejor) por copa
Hielo

[Sí deseamos un Dry Martini un poco más suave, reducir la proporción de ginebra: o sea, 2 de ginebra por 1 medida de vermut seco.]

Elaboración: En un vaso mezclador previamente enfriado, también sirve una jarra (mediana) de cristal, echar un puñado de hielos. Se vierte el vermut seco, la ginebra, la angostura y sobre el recipiente se retuerce la piel de limón para que suelte unas salpicaduras de ese aceite esencial que contiene. Yo añado después el trocito de cáscara (sin lo blanco) a la mezcla. Se remueve todo con una cuchara larga si no se dispone de una varita mezcladora. A continuación, se sirve en una copa martini, sin que caiga el hielo, donde con anterioridad hemos puesto una aceituna insertada en un palillo. ¡Y voilá!

La copa martini o copa cóctel es cónica, de boca ancha, con pie largo. Personalmente, me gustan grandes y muy abiertas en la "desembocadura". Servir el Dry Martini en otro tipo de copa sería un pecado mortal.

Mi ginebra favorita para el cóctel: Bombay Sapphir, por que tiene un toque perfumado que me encanta, pero la Bombay Dry Gin o la Beefeater, por ejemplo, también son adecuadas. En cuanto al vermut seco, a mí me gusta el de Martini, que, además, es fácil de encontrar. Por favor, no confundir con el Martini blanco. La botella es verde y pone “Dry” (seco) en la etiqueta. Buñuel, con una receta muy particular suya, recomendaba el vermut “Noilly-Prat”. Sólo adecuado si se sigue fielmente la fórmula del cineasta, impregnando los hielos con el vermut y tirando el sobrante antes de echar la ginebra. Es un vermut excesivo en aromas para las proporciones clásicas. La angostura, es un condimento líquido para dar ese toque amargo tan sutil. La botellita es cara, pero cunde muchísimo, así que al final compensa. También se puede prescindir de la angostura, aunque no sería lo mismo. Para las proporciones, en caso de no disponer de un medidor propio de barman, basta un pequeño vaso, de los que se emplean para servir chupitos. Según el número de invitados, así se multiplica.

¿Cuándo tomar un Dry Martini? Es el combinado ideal para antes de comer. Es seco y no empalaga. Abre el apetito y te deja el cuerpo y la mente en ese estado perfecto para degustar a continuación una magnífica cena (o almuerzo) en la que puedes lucirte como un comensal de inspirada conversación. Si es una cena íntima, el efecto puede ser demoledor. [No recomendado para mojigatos… luego pueden arrepentirse.]

Desde luego, yo ya no concibo a mi lado a un hombre que no sepa prepararme un Dry Martini comme il faut. Es lo primero que le enseño, antes incluso que a besarme como a mí me gusta. Caprichosa que es una. :-)


37 comentarios:

Fernando dijo...

todo muy de película...besos.

Max dijo...

Tal es mi devoción por este trago, que cuando vivia en Londres, acudía de vez en cuando en sagrada peregrinación, al bar del Hotel Lansborough en Hyde Park, templo de leyenda del Dry Martini. No se si sería el mejor servido del mundo como rezaba la leyenda, pero si que estaba excelente. Me lo has recordado con tu acertado tributo.

Chín, chín querida Madame..

Besos

molano dijo...

Muy literario, muy cinematográfico, puro jazz. Pero yo me siento incapaz de seguir esa receta llena de matices y movimientos. Lo que me sale muy bien es la tortilla de patata. ¿Funcionará igual? En lo de la cena íntima, tuyamentiendes.

Madame X dijo...

Sí, sí, de película... lo que está de película, efectivamente, es buen Dry Martini bien frío.

Menos mal que tú me entiendes, Max. En Londres no he tomado yo Martinis, ahora que lo pienso. Qué fallo. Pero tomo nota de tu recomendación para cuando vuelva. Nosotros a brindar... chin-chin.

Molano, una tortilla de patatas bien hecha quita el sentío, así que en una cena íntima funciona seguro.

Un beso a los tres.

josealfonsomartínez dijo...

Previo a la escena posterior a la imagen que muestras, -en que me adivino cual protagonista- me bebo ese, sea cual sea su composición.
Ea, un abrazo X.

josealfonsomartínez dijo...

¡tictactictactictactictac...!
¡Oooooooojos!
ooojos...
oojos...
ojos...
jos...
os...
s...
Eco, eeeeeeeeeeeeeeco...
___

No me culpes a mí.

**Willow Sweet** dijo...

Siempre quise pobrar el Dry Martini, y gracias a tus palabras coj´´i la confianza suficiente.
Un fuerte beso.
Me encanta tu blog!
XOXO

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Si me permites una recomendación (quizás polémica): 'Beber de cine', un libro delicioso de José Luis Garci, donde demuestra que lo suyo no es hacer cine sino hablar de cine y, en este caso, de bebidas de película. Muy recomendable si te gustan las mezclas.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Mi brindis para tu sonrisa maliciosa y mágica Madame. Ak.

Madame X dijo...

José Alfonso, mira que os advertí del peligro. Ay, ay... te veo haciendo cosas muy raras ;-)

Xoxo, querida, me alegro que mi entrada te anime a probar este cóctel. Sólo una recomendación: tómatelo cuando estés alegre, para quitar las penas no sirve. Y degústalo a pequeños sorbos. Ya me dirás si te ha gustado.


José Ángel, gracias por el apunte. Aunque no entiendo por qué iba a ser polémico. He ido a buscar la reseña del libro y estoy segura que su contenido me gustará. El cine y los combinados, una mezcla fascinante. Con lo que me gustan ambas cosas. La pena es que el libro está totalmente agotado... pero alguna librería lo tendrá, digo yo.

AK, mon amour, siempre es un placer saber de ti. Yo también brindo contigo y por ti, MP.

Os mando un beso.

fernando megias dijo...

He cenado tortilla de patatas (solo, en todos los sentidos) y para materializar en algo tu comentario me voy a preparar un Dry Martini

atikus dijo...

Es que coo en el cine en ningún sitio para tomar esas copas tan elegantes ;)...bueno en Madrid algún sitio había , el chicote, ya esta de capa caida, ahora un heredero suyo. el Del Diego es una de las mejores coctelerias...yo en mi "juventud" hacía experimentos pero lo deje hace tiempo ahora me pido un San Francisco que estoy muy relajado jeje..

En Londes recuerdo una vez que pedi un Doudle Dry Gyn intentando imitar a un tipo que tenía pegado a mi lado y me trajeron un canadadry...que desastre!!!

Si, antes de besar hay que saber comportarse sin duda ;)

pues eso...con permiso...besitos

enrique dijo...

Yo me quedo en el gintonic.
Ver tomarte un dry martini debe de ser todo un sugerente espectáculo.

Si empezaste a los veintipocos, eso fue antesdeayer...

Mery dijo...

Orgullosa puedo decir que he probado ese dry martini que tan bien acabas de relatar. Una delicia para el paladar. Y qué mediodías bajo el porche...
Mi enhorabuena, una vez mas, a ese hacedor del brenaje con trampa. ¿se lo dirás de mi parte?

Un beso añorante

Madame X dijo...

Fernando, aunque sólo, la tortilla de patatas es un lujo. A mí me gusta a rabiar, eso sí, con cebolla y poco cuajada por dentro. Y si has rematado la velada con un Dry Martini, pues se te habrá quedado el cuerpo como dios. :-)

Atikus: en Madrid he tomado ese cóctel en varios lugares que tenían mucha fama y donde mejor me los han servido, sin embargo, ha sido en lugares del todo inesperados. El San Francisco es otra opción... hay momentos para todo. O casi todo :-)

Querido Enrique: el gintonic a mí también me gusta, pero más para después de cenar. Tu piropo encantador, como tú.

Mery, se lo diré de tu parte, le gustará. Ay, nuestros Dry Martinis bajo el porche y los brindis y las risas. Qué delicia recordar tu estancia y que cortita se me hizo. Tenemos que probar el cóctel mientras nos hacen un buen masaje de pies... ya tenemos a un buen candidato, jejeje :-)

Un beso para todos.

Justo dijo...

Sinatra, Churchill, Bogart, Hemingway, James Bond,... demasiado hetero para mí. Sólo falta Al Pacino...

(No, en serio, yo siempre he pensado, al tomar simples martinis, que esa bebida da mucho más de sí... me ha faltado alguien que prepare un dry en condiciones, o aprender yo a hacerlo... aún no es tarde).

fireinyoureyes dijo...

Bueno pues creo que ya voy teniendo edad para saborear ese cóctel no apto para mojigatos :)
tomo nota

saludos

me encanta como escribes, y me encanta el ambiente oscuro y provocativo de tu blog

Abogada Soltera dijo...

No lo bebí aún y ya me enamoré de ti. Sí, los preparas francamente bien, amore...
Un brindis por el combinado, por los amantes y por los fracasos del amor.
MUAS

pe-jota dijo...

Muy 007, querida !!!!!!

Te alabo el gusto.

enkil dijo...

"Desde luego, yo ya no concibo a mi lado a un hombre que no sepa prepararme un Dry Martini comme il faut. Es lo primero que le enseño, antes incluso que a besarme como a mí me gusta. "

Seguro que eres una excelente maestra. ;-)

Capri c'est fini dijo...

Pues ¿qué podría gustarle a una madame en condiciones como tú? Pues un Dry Martini, no tenía ninguna duda.

Un beso.

Anónimo dijo...

Una de las cosas mas bonitas de dry martini es el hacerlo para una buena ama-nte, para que lo disfrute y tu viendo como lo paladea, probandolo luego, mas tarde, en los retornos que deja en su boca.

Hernando dijo...

Madame, para disfrutar de un perfecto Dry Martini, se te ha olvidado el ingrediente más importante... tú.

Madame X dijo...

Justo: sí, mucho proto-macho en la lista. Pero qué más dan los adeptos al cóctel, lo importante es que nos guste a nosotros. Adelante, atrévete... y luego me lo cuentas, ¿eh?

Fire: muchas gracias por tus piropos. Te digo lo mismo que a Justo, date el placer de probarlo.

Abogada, querida, me apunto a ese bridis. Chin chin.

Pe-jota, guapo, a la vida hay que darle pinceladas de fantasía sea o no con Bond ;-)

Enkil, en realidad soy mejor aprendiz que maestra. :-)

Capri: elemental, querido Watson.

Anónimo: tú sí que sabes.

Hernando: ¿porqué imagino que este cóctel se te da de miedo? (y nunca mejor dicho)

Un beso a cada una/uno.

Paco Merlo Ansin dijo...

Hola!!
Estoy interesado en que me inviten a bodas, bautizoos o comuniones. A cambio regalo las fotos que haga. También a lunas de miel o celebraciones más privadas. Si sabéis de algo ya me lo contarás.
Saludos!

Yuri Zhivago dijo...

Lo siento,me encanta el Martini.El Martini a secas,el que comienza por Dry.Acompañado con aceituna o con limón.Blanco o Rojo con Vodka o Ginebra,agitado o sin agitar,mezclado o excitado y así bebiendo martinis he acabado en tu Blog.
Tomo el último y me voy a casa

fireinyoureyes dijo...

Tu blog crea adicción!!!
y ademas me descubre nuevos mundos a traves de sus enlaces...

saludos

Sintagma in Blue dijo...

Qué pena ser abstemia, pero puedo imaginarlo y paladear esas sensaciones que tan bien describís.

koolauleproso dijo...

Yo, debido a mi accidente, no pruebo el alcohol desde hace 16 años. Pero un Dry-Martini de entrante y, siguiendo a Molano,una buena tortilla de patatas ( quizás mi plato favorito) serían una cena inmejorable - que sólo podría mejorar, en mi caso, la compañía de alguna morena, o rubia, qué más da, sensual-.
Que el Dry Martini haya sido el aperitivo preferido de mis adorados Luis Buñuel y Ava Gardner dice, desde luego, mucho a su favor

PATSY SCOTT dijo...

Qué descubrimiento tu blog! Comparto tu pasión por el dry martini y curiosamente, me inicié en el vicio de forma parecida. Mi ex preparaba los mejores dry martinis del mundo. Por desgracia no fui tan precavida como tú - no le enseñé a mi actual pareja a prepararlo - ahora que lo pienso, tampoco a besarme como me gusta... no sé si ya es demasiado tarde para ponerle remedio.

Angus dijo...

Un coctel lleno de glamour... un reverso de lo vulgar, casi una sutil caricia. Bellísima fotografía... inspiradora. :)

José Ramón dijo...

Un Blog muy interesante Saludos

Paco Merlo Ansin dijo...

Hola, he estado de vacaciones con mi familia, ha habido muchos excesos, algunas cosas hasta dicen que son pecado, aunque yo no lo creo. Pero ya he vuelto y he dejado algunas fotos más de regalo en mi blog, asin que si te gustan las puedes coger si quieres para tu blog, sin pedírmelas ni nada, que son gratis y asín las ve más gente.
Saludos!

Verónica (peke) dijo...

Preciosa fotografia y me encanta el dry martini....

besotes de esta peke.

pd. te esperopor mi rincon con tu taza de cafe caliente, siempre que quieras...

marcello dijo...

Mi cocktail preferido...classe, elegancia, estilo, ardor, y pasion intensa.
Paresido al sabor de una mujer libre de dejarce amar hasta lo profundo...

Marcelo

nacho dijo...

Interesante la pagina web tuya. Pero, como siempre pasa en esto de los Dry Martinis, discrepo con la receta.
Lo de ponerle angostura es una seria equivocación. La angostura para el Manhattan, pero en el Dry Martini ni por asomo. ¡por favoooor!. No es cuestión de gustos, en ningún libro ni en ningún bar americano me lo han servido así.
Lo fundamental en este cóctel es que esté muy, muy, muy frío. Un cóctel nunca debe quemar en la boca y la ginebra (bebida base en este cóctel) es una bebida de fuerte graduación alcohólica. El vaso mezclador bien frío, la ginebra y el vermouth bien frío, se remueve unos veinte segundos (debe quedar un poquitín aguado) y se sirve en copa martini congelada.
Añado la ginebra Tanqueray como recomendación.

nacho dijo...

Se me olvidaba. Primero se echa el vermouth (2 cl), se remueve unos 7 segundos y se TIRA sobre la copa cóctel. Luego, esta copa la escurrimos. Sobre el vaso mezclador se echa la ginebra (7,5 cl) y se remueve unos 20 segundos y luego se echa a la copa cóctel.
Evidentemente cuanto más vermouth se tira más seco es el cóctel.
Al echar el vermouth sobre la copa más aromático es el cóctel.
Pero importante EL VERMOUTH SIEMPRE SE REMUEVE Y SE TIRA PRIMERO.