Joel-Peter Witkin - Mujer que fue pájaro (1990)

.

Ficha técnica:
Título: Woman Once a Bird, Los Angeles (Mujer que fue pájaro)
Fecha creación: 1990
Técnica: impresión tradicional sobre gelatina de plata

Esta fotografía, realizada con un hermoso cadáver, está inspirada en la conocida obra de Man Ray “El violín de Ingres” (1924).

Hay pocos fotógrafos que impacten tanto como Joel-Peter Witkin y, sin embargo, es sublime en su visión del Otro. Nos transporta a una realidad que está ahí, que nos rodea y que no queremos ver, apartamos la mirada porque nos perturba. Witkin, como nadie, es capaz de inducirnos con los “deshechos” humanos (trabaja a menudo con cadáveres o con trozos de cadáveres), con aquello que marginamos, con lo extraño, con lo deforme, a una profunda espiritualidad a través de las interrogaciones que nos provoca su obra. Basta sostener la mirada en la dirección apropiada.

No es un fotógrafo cazador de momentos, sus obras son muy elaboradas, pensadas y diseñadas para el propósito que desea. Todas sus obras son realizadas con técnicas artesanales, no usa el ordenador, y elabora él mismo todo el proceso fotográfico. Trabaja básicamente con blanco y negro, salvo algunas obras que son pigmentadas a posteriori.

A menudo es acusado de oscuro y siniestro, y él contesta: “No soy una persona oscura, sólo trato de ser realista.” Curiosamente, ha titulado una de sus exposiciones como “Amor y Redención”.

Galería de Witkin en ZonaZero

22 comentarios:

antonio medinilla dijo...

Un ángel sin alas golpea en la espada.

Nunca de espaldas, su lector.

Antonio.

antonio medinilla dijo...

Un ángel sin alas golpea en la espada.

Nunca de espaldas, su lector.

Antonio.

cure of love dijo...

Pájaro, ángel, piel y nuestros propios miedos es la mujer de Witkin.

Putas y Princesas dijo...

qué fuerte, muy impactante la foto. Y sí, la realidad es oscura porque falta la luz de la verdad en esta puta sociedad

besos

variopaint dijo...

Extraordinario...tienes un homenaje en mi blog...

besos

M.

Mutatis Mutandis dijo...

Porque lo extraño a la norma sacude los ojos, y éstos se adolecen de no ver mejor a diario. Y la belleza entonces escapa por las rutas de la vanalidad para encerrarse en universos ficticios como el de la publicidad.
Porque la sensibilidad de verdad encuentra dónde posarse en todo lo que le rodea, y no es ciega, y rescata para el mundo otras formas de ser.
Gracias por descubrirme a este genial fotógrafo.

Milagros Sánchez dijo...

De naturaleza transgresora, yo lo veo como un mago de la cámara. Hace falta tener una fina sensibilidad y una gran inteligencia para crear con estos cadáveres verdaderas obras de arte.
Besos multicolores!!

lukas dijo...

YO lo conocí hace mucho, y luego vi una expos. maravillosa en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, también hace algunos años. En fin, hoy me ha gustado el post (no me gusta cuando pones películas, por cierto).

Terrorista del Amor dijo...

siento decirlo, pero la foto es un horror total, que desagradable, muy elaborada fijo, pero... joder!

besis estremecido

Akuar dijo...

impacta, es dura de ver, hasta que te implicas en su sentido al mirarla y viajas a su fondo luminosamente oscuro; entonces es triste. En todo caso genera un despertar sensitivo sin duda.

rata perezosa dijo...

Será oscuro y siniestro pero también es cojonudo. No lo conocía y me ha encantado. Sobre todo "Cupido y el Centauro".

pe-jota dijo...

Su mirada transgrede más allá de lo que muchos consideran apropiado, pero qué es lo apropiado, el observar el ver, el vampirizar la realidad, quién está más muerto, los que pensamos que estamos vivos sin darnos cuenta de como nos hemos convertido en zombies, o aquellos que nos recuerdan que la diferencia entre la vida y la muerte es menor que un suspiro.

Juanjo dijo...

No deja de ser impactante y un buen medidor del alcance ético de cada uno. Un saludo!

Fernando S. dijo...

un beso xx...mi querida madame.

Erotismo dijo...

fántástico... es increíble que saque tanta belleza de un cuerpo sin vida.

Gracias por compartir arte y sensualidad.

Fernando dijo...

La foto no es realmente "bella" es, para mi, perturbadora.
Besos

Gato Nocturno dijo...

Buenas noches, Madame:
No estoy de acuerdo con la declaración de este señor que niega ser oscuro, sino sólo realista. Y es que... ¿es posible el realismo en el arte? Defiendo con Mukarovsky el autotelismo, la autorreferencialidad del arte: el ate sólo se justifica por y en sí mismo, y no tiene nada que ver con la realidad. Sería ridículo que cada vez que enarbolamos la bandera del realismo estuviéramos pretendiendo decir que somos capaces no sólo de conocer "lo real" sino encima plasmarlo en la obra. Lo real, lo absoluto, se escapa al ser humano, y de ahí mi desinterés por la metafísica. Más bien podemos reproducir las diferentes "realidades" que cada uno de nosotros construimos, realidades totalmente subjetivas en tanto que sólo somos sujetos. La realidad no es oscura "per se": la realidad es simplemente como cada uno quiera verla.
Salud y Libertinaje

Hernando dijo...

Las fotos de Witkin, no se entenderían sin la iconografía cristiana. El artista acepta bajar al infierno y hacer un reportaje sin concesiones. Los artistas oficiales de la Iglesia lo han hecho del cielo, pero Witkin es un artista rebelde. Busca lo que no se ha hecho antes, lo oculto, lo secreto, es decir lo invisible. Pone en el altar la blasfemia y glorifica la perversión. En el fondo el verdadero artista es un mago que convierte lo horrible en sublime belleza. Hace que veamos a Dios en cada monstruo. Y los monstruos somos nosotros.

Dionysos dijo...

es fuerte, se te imprime en la retina...me gusta.

Madame X dijo...

Me gusta que las reacciones no sean unánimes, incluso que se expresen opiniones contrariadas...

Witkin impacta, da repelús, pero, al fin y al cabo, retrata una realidad que está ahí y que forma parte de nosotros. Transformada, sí, cribada por su ojo. ¿Y qué? No por eso esos cuerpos, vivos o muertos, dejan de existir.

De alguna extraña manera, dignifica esa "otra realidad".

... X

Fernando H dijo...

Lo marginal da la espalda a este mundo un tanto plástico y ornamental. Y le muestra una espalda llena de costras y heridas, que es casi como un espejo para lo que posicione frente a ella.

Bran Loaiza dijo...

¿A caso la originalidad de un autor puede ser objeto de burla, prejuicio o estigma?
Y la respuesta sería: Sí.
El fotógrafo Joel Peter Witkin, nos presenta en la obra “mujer que fue pájaro” una siniestra visión de una figura femenina, con un gran trasfondo en la obra.
Muchos lo han catalogado como siniestro, pero en realidad el arte es tan ambiguo y abstracto que estas definiciones tan comunes no lograrían apreciar lo que Witkin nos muestra en dicha obra.
La obra, no es más que el esplendor de la naturaleza de la muerte, la vida más allá de las fronteras que las comunidades han impuesto en la sociedad, y con su fotografía, plasmada de pasión, misterio y esa aura del “más allá” la obra es perfecta en su divina esencia, y solo podrá ser apreciada por aquellos quienes posean una visión futurista y sin prejuicios de un ángel que ha abandonado la divinidad para morir como una mortal.