Fui (K. Kavafis)

.
Nada me retuvo. Me liberé y fui.
Hacia placeres que estaban
tanto en la realidad como en mi ser,
a través de la noche iluminada.
Y bebí un vino fuerte, como
sólo los audaces beben el placer.

.

Kostantinos Kavafis
(Traducción: José María Álvarez)

6 comentarios:

Fernando S. dijo...

el placer de los sentidos...traidos de la mano de kavafis...buen poema de oscuros deseos y un vino tinto que arrastra lo que no se puede nombrar...besos xx

variopaint dijo...

Veo que segunimos coincidiendo en gustos X...precisamente en el primer libro de poemas que publiqué tenía uno que se llmaba Kavafiana. Helo aqui...

Kavafiana


Al llegar a Tombuctú:
punto final del camino
de las antiguas caravanas de sal,
venidas desde más allá
de los confines del desierto profundo;
encontré la mirada furtiva
de Aisha - joven esclava -
quién, con su paso grácil
escribía en los surcos
de la arena su sendero;
burlando su destino,
camino del fonduk

Hablando de otros temas, te recomiendo que te instales la version de Firefox 3 beta (que esta en google en español) y que es mejor que la dos...alguna vez me ha dfado poroblemas en blogger)

Besos

M.

Madame X dijo...

El vino fuerte tiene eso, que te puede arrastrar a quién sabe qué lugares oscuros, Fernando.

Vaya, Variopint, no dejas de sorprenderme. Es muy hermoso el poema.

(Esa es la versión que tengo del Firefox, la 3. Aunque casi siempre navego con el Explorer, por hábito. Sí, ya sé, mal hábito.)

... X

Milagros Sánchez dijo...

Dejarse llevar por esa fuerte atracción de deseos desconocidos o prohibidos siempre es fascinante y si el vino estaba servido en copa fina o en labios delicados mucho más sabroso.
Besos

Gabriela Bruch dijo...

este fue el primer poema de kavafis que conocí allá lejos y hace tiempo...me emociona verlo aquí...un sitio muy interesante, un placer para los sentidos

el gato con bota dijo...

recuerdo un poema de kavafis que me leyó una vez kamala, no recuerdo los versos, pero pedía a los poetas que fueran siempre con los ojos bien abiertos para retener en ellos todas las imágenes eróticas que se encontrarán o buscasen en sus días para luego plasmarlas con dureza o sutileza en el papel